Nuestros anfitriones

Compartir esta página

El Congreso de la ITF se celebrará en Sofía, la capital de Bulgaria, a invitación de los sindicatos afiliados búlgaros de la ITF, con el apoyo especial de uno de los miembros del Comité Ejecutivo de la ITF, Ekaterina Yordanova, de la Federación de Sindicatos de Transporte de Bulgaria, FTTUB. Aquí pueden consultar la lista de organizaciones afiliadas a la ITF.

¿Sabían que?

  • Bulgaria es el país más antiguo de Europa
  • El alfabeto búlgaro fue creado en el siglo IX
  • Los búlgaros descienden de los tracios, protobúlgaros y eslavos

Para saber más sobre la rica historia de Bulgaria, descarguen el folleto informativo del Congreso.

Los sindicatos de Bulgaria: antiguos, pero jóvenes

El movimiento sindical en Bulgaria emergió al finalizar la guerra de 1868 entre Rusia y Turquía. Los primeros en organizarse fueron los trabajadores y trabajadoras de la enseñanza, seguidos de los de imprenta, que convocaron huelgas para protestar por sus salarios y pésimas condiciones laborales. En los años siguientes, trabajadores y trabajadoras de distintas industrias se unieron para formar organizaciones sindicales. Al principio estaban asociadas con los partidos socialistas del país, pero en 1924 se fusionaron y se declararon independientes.

Luego de la “revolución socialista del 9 de septiembre de 1944”, apoyada por la Unión Soviética, el Frente de la Patria tomó el poder y estableció una república popular. Se nacionalizó la propiedad privada y se prohibió el resto de los partidos. Se establecieron nuevos sindicatos y todos los trabajadores y trabajadoras se unieron en el Sindicato General de Trabajadores (GWTU), fuertemente vinculado al Partido Comunista. En aquella época se adoptaron medidas legales favorables a los/as trabajadores/as, que parcialmente continúan hoy en vigor.

En 1987 se concedió cierta autonomía a los sindicatos que les permitió adoptar decisiones sobre tareas y operaciones. Como resultado de ello, emergieron dos sindicatos nacionales —la Confederación de Sindicatos Independientes de Bulgaria (CITUB) y la Confederación de Apoyo al Trabajo (CL Podkrepa)— que revitalizaron el movimiento sindical búlgaro. Así que, aunque los sindicatos en Bulgaria tienen una larga historia, al mismo tiempo, son organizaciones jóvenes.

Los derechos sindicales hoy

Independiente desde hace poco, el sindicalismo búlgaro afronta la hostilidad de los nuevos empleadores emergentes a raíz de la privatización. Por ello el diálogo social tuvo que comenzar desde cero en algunos casos y, en el sector privado, continúa prohibido informalmente.

Hoy, la densidad sindical en el país está cerca del 20%, y 27% en el sector del transporte.

La ley no ofrece la protección adecuada contra las injerencias de los empleadores. Las huelgas son difíciles de convocar debido a un exceso de prerrequisitos jurídicos: se exige que la mayoría de todos los/as trabajadores/as una empresa voten a favor de la convocatoria de huelga. El funcionariado no tiene derecho a la negociación colectiva, ni a la huelga. El personal ferroviario sufre también excesivas limitaciones en su derecho a la huelga, ya que la ley obliga a respetar unos amplios servicios mínimos en los servicios ferroviarios.

Se han planteado quejas ante la inspección de trabajo de Bulgaria por la negativa a negociar de buena fe y por la discriminación contra dirigentes sindicales; y se han producido ataques a oficinas y propiedades de sindicatos.

Para saber más sobre los derechos sindicales en Bulgaria, pueden consultar el informe anual de la CSI.